Gamer Lifestyle

Cuando comprar un juego que ya tienes (y ya terminaste)

Comprar o no comprar esa edición especial del juego que ya tenías, esa es la cuestión.

Todos hemos estado ahí: Estamos en la tienda viendo trailers en línea de los próximos lanzamientos para las consolas – quizás revisando si ya anunciaron el nuevo Last Of Us o revisando si alguien ya sacó reseña de Halo Wars 2 – cuando descubrimos que ese juego que jugaste hace 3 años en el gamecube o terminaste en el PS3, ya tiene una edición especial remasterizada y definitiva. Algo así como un ULTIMATE EDITION.

Esta incluye no sólo el juego original sino también cientos de monerías nuevas como TODOS los DLCs o quizás un nuevo modo de juego, a la vez que prometen una versión restaurada que corre a 60 fps con gráficas de última generación de tus personajes entrañables. Todo al mismo precio de la versión básica original o quizás por menos.

Toda una ganga

Sin embargo, ya tenemos el juego original – incluso con todo el contenido extra – y podemos jugarlo en cualquier momento porque nunca vendimos la consola original. Rayos, incluso podríamos aguantarnos a llegar a la casa y ponernos nostálgicos prendiendo el viejo caballo de batalla (en mi caso, mi viejo PSX).

Gamer… ¿Por qué eres así?

Es fácil emocionarse con semejante oferta.

Científicamente hablando, existen estudios en todo el mundo que nos dicen que preferimos cosas GRATIS a cosas con descuento (porque… dah) y ver el juego que tanto disfrutaste con todo lo demás GRATIS (aunque no lo sea) se vuelve una oferta demasiado tentadora. Te hace sentir más inteligente. Y de hecho podrías haberlo sido si te hubieras esperado 2 años a que sacaran la versión ULTIMATE, pero nop. Te gusta llegar y presumir que lo compraste antes y lo jugaste antes.

Fuera de la crítica a nuestros hábitos de compra como gamers, encontrar una versión actualizada de un juego antiguo es la forma en la que algunos desarrolladores logran completar nuevos proyectos, sin necesidad de gastar tanto en el desarrollo de un juego desde cero. Ya se tiene todo listo, sólo es necesario exportarlo a la calidad y estándares tecnológicos de las nuevas consolas o smartphones.

Para nosotros como gamers el resultado es más atractivo y útil:

  • Podemos disfrutar de todo el juego “completo”.
  • Quizás tenga algún cheat code que podamos activar desde el inicio (God Mode, Big Heads).
  • El juego estaría completamente parchado sin glitches y corriendo sin problema.
  • Un Upgrade visual a quizás FULL HD y 60fps.
  • 
Nueva consola o mejor portabilidad
  • Nuevas animaciones (porque nada como una animación bonita y actualizada)

Todas son razones muy válidas para realizar este gasto, sin embargo aquí es cuando muchos jugadores entran en conflicto, principalmente porque YA SE TIENE EL BENDITO JUEGO.

Pero entran los contra-argumentos necesarios:

a) Quizás se echó a perder el cartucho/disco y no se puede jugar en la consola.

b) El archivo de Save se corrompió y se perdió el progreso en la inundación.

c) Vendiste la consola por cuestiones económicas.

e) La consola falla (y mucho).

Porque tienes la mano “pesada”.

f) Ya no cuentas con los periféricos para conectar todo.

g) Tu perro masticó el control original.

h) Tu novia sólo juega consolas de última generación.

i) Dejaste la consola en la casa de tus tíos y tus tíos te odian.

j) Un largo etcétera.

Quizás la única (y peor) razón para comprar una edición especial es: Porque PUEDO.

Todos son ediciones especiales de Final Fantasy VII

Con el mero desdén al producto y visto sólo como un trofeo más de la colección, aquí ya no hablamos de una cuestión de redescubrimiento en la que uno ve con nostalgia el gran paso que ha dado la vida y la tecnología y quiere re-capturar ese momento de felicidad con un lugar confortable en la memoria. No. Aquí sólo hay un vacuo deseo de poseer, presumir y masturbarse el ego.

¿De qué sirve comprar el mismo juego dos veces sólo cuando la protagonista trae un par de medias de color rosa nuevas? De nada. Más sin consideramos que algunas ediciones especiales sólo hacen cambios cosméticos y surgen apenas 1 año después de que salió el juego original (te ando viendo a tí, Capcom).  No es difícil ver que tipo de mensajes reciben los estudios cuando lanzan un producto semi-terminado y al año lo vuelven a sacar “ahora sí” terminado.

Al final la distancia le da valor a nuestros recuerdos y es gracias a eso que los remasters, remakes y ultimate editions siguen saliendo al mercado. Aquí la lógica no tiene mucho espacio.

Me queda cerrar con la única solución posible: Si vas a re-comprar un juego que ya habías terminado antes – si el gasto lo amerita, si cabe en tu posibilidad – disfrútalo, finalmente lo compraste para ti.

Comentarios

han opinado.

Seguro te interesará:

Close